Regresar

Diana Campo hace su debut como fisioterapeuta en los escenarios de alto rendimiento del Valle

Muchos pensarán que ser gemelo o mellizo es sinónimo de un parecido o una igualdad permanente con ese ser con el cual llegaste a la vida, pero en algunos casos, esta apreciación solo llega hasta cierto momento, en el que ambos toman decisiones distintas para orientar sus vidas.

Tal es el caso de Diana Carolina Campo, una joven fisioterapeuta nacida en Cali, quien creció bajo el seno de una familia materna, marcada por los valores religiosos de Devora Llanos, su abuela materna con la cual ha vivido gran parte de su vida; reconociendo además el gran trabajo de su mamá María Asprilla, madre soltera que con sacrificios se esmeró por el bienestar de sus hijos, hasta el punto de verlos convertidos en profesionales académicos.

Entre estas bases de ejemplos, superación, amor y respeto, creció Diana junto con Luís, su hermano mellizo, con quien creció, compartió su niñez, algunos gustos y estudiaron juntos hasta terminar la secundaria, época en la que Diana relata que siempre fue ella quien hacía primero las tareas, pero siempre le ayudaba a terminarlas a su hermano, eso los convirtió en un gran equipo.

Al finalizar la secundaria Diana ya tenía claro que sentía gusto por ser una fisioterapia, maravillada por el proceso de evolución en las personas con diferentes tipos de lesiones. Desde allí ya hubo una marcada diferencia entre Luis y Diana, pues elegirían caminos profesionales muy distantes.

 “Yo sabía que me iba a librar de él porque en su caso le teme a las agujas” recuerda entre carcajadas Diana, aquel día cuando su hermano mellizo decidió irse por la ingeniería en sistemas.

Con entusiasmo Diana terminó su carrera en la Universidad María Cano y después de graduarse, sus primeros pasos laborales los dio en el programa “Home Care”, un servicio de las EPS para aquellos pacientes que requieren hospitalización en casa.

En este espacio estuvo por más de 5 años hasta que tuvo la oportunidad en el año 2016 de integrarse a Indervalle en el área de Fomento, vinculada a los programas de recreación, espacio que disfrutó y en el que aprendió a trabajar con niños, jóvenes, adultos y adultos mayores de todo el departamento.

Desde este 2020 es trasladada al área de Competición de la entidad, para formar parte del Centro de Medicina Deportiva, inundada de una gran expectativa por ser parte del equipo campeón, que, junto con los mejores atletas, llevaron al Valle del Cauca a recuperar el liderazgo deportivo a nivel nacional.

Diana se ha adaptado fácilmente a su cambio, con su profesionalismo y con el apoyo de unos excelentes compañeros que la han acogido de la mejor forma. Ella lo toma como un nuevo reto, ahora sus jornadas incluyen disciplinas deportivas específicas con atletas de alto rendimiento, de los cuales está aprendiendo demasiado.

Ya no ve a través de la pantalla de televisión, por videos en su celular o por fotos en los diferentes medios, a esos atletas “Valle Oro Puro” cargados de triunfos, ahora vibra junto a ellos, haciendo parte de un proceso planificado directo, que lleva a esos deportistas a dar lo mejor en cada competencia, poniendo en lo más alto del podio al departamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.